Libros Investigación

Los efectos de la guerra. Desplazamientos de población a lo largo de la Historia.

Varios, 2017

INTRODUCCIÓN

Al presentar la memoria de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) correspondiente a 2016, el recién elegido alto comisionado volvió a llamar la atención de la comunidad internacional sobre el continuo y alarmante incremento del número de personas que se veían obligadas a abandonar su lugar de residencia habitual ante el riesgo de perder la vida o la integridad física en un entorno de extrema conflictividad armada (Grandi, 2017: 6).

En otro reciente informe, ACNUR cifraba en 65,6 millones el número de desplazados forzosos en todo el mundo, de los que 22,5 millones habían encontrado asilo fuera de su país de origen, 2,8 habían traspasado sus fronteras y lo buscaban, y 40,3 permanecían atrapados en el interior de su propio país, incapaces de emprender el camino del exilio por su corta o avanzada edad, por circunstancias familiares o por problemas económicos o
de salud, estimándose que tanto los unos como los otros, de forma mayoritaria, se veían abocados a un futuro incierto, con escasas esperanzas de poder rehacer sus vidas y excluidos del pleno reconocimiento de sus derechos civiles (Edwards, 2017).

Estas llamadas de atención y la espectacular cuantía de las citadas estimaciones han hecho que los desplazamientos masivos y forzosos de la población civil se consideren un síntoma característico de nuestra época, al que cada vez estamos más acostumbrados. Sin embargo, no es tan conocido que la humanidad ha padecido esta lacra a todo lo largo de su historia y que la sociedad no implicada directamente en la guerra se ha visto siempre afectada por sus secuelas: destrucciones, hambre, enfermedades, robos, saqueos, violaciones, persecuciones, cautiverio, torturas, muerte y, evidentemente también, deslocalizaciones demográficas de diversa entidad. Efectos acentuados desde que se fueron desvaneciendo los frentes de batalla y la actividad bélica incidió de pleno sobre la población no combatiente, con la consecuencia, entre otras, de grandes movimientos migratorios en búsqueda de protección y seguridad.